Mi madre necesitaba atención durante las veinticuatro horas del día, algo imposible teniendo en cuenta la disponibilidad de nosotros, sus hijos. Ganaba enteros la necesidad de trasladarla a una residencia. Después de unos días recabando información dimos con la ubicación ideal. Se trataba de Sanvital, una residencia de ancianos situada en Madrid (ciudad en la que vivimos los cuatro hermanos) y que también cuenta con apartamentos tutelados. Desde el primer momento creímos conveniente confiar en una entidad así porque la mujer estaría las veinticuatro horas del día atendida y tendría derecho a servicios como lavandería, belleza, peluquería y todo tipo de actividades dedicadas a fomentar el envejecimiento activo y el ocio.
Sigue leyendo
¿Conocéis la facilidad con la que una persona sana, a la que le gusta cuidarse, puede caer en trampas que le llevan a dar pasos en direcciones equivocadas? Hay cientos, miles de personas que (aunque ya no sea noticia) siguen cayendo en las fauces de las temidas enfermedades alimentarias, y muchas de ellas llevan años atrapadas en sus garras. Esta es la historia de Claudia, una joven sana, guapa y fuerte que acabó entrando y saliendo de diferentes centros especializados intentando curarse de una bulimia que la estaba consumiendo desde dentro.
Sigue leyendo
Su relación no fue ajena a la crisis económica. Ella vivió un despido, él dos, y encima sin pagarle en muchas empresas. Días de lloro, de golpes y de losas. Pero también les hizo más fuertes. No pudo faltar la ilusión de irse a vivir juntos. Al principio la convivencia es horrorosa. Ropa mal doblada, platos sin lavar y demasiadas exigencias para unos pipiolos. El momento dulce de comprarse un piso. De ir a comprar los muebles. La empresa Dismobel fue testigo de su amor cuando compraron todos los muebles para su nuevo hogar.
Sigue leyendo