Cientos de veces había escuchado eso de “cuando seas padre” sabrás lo que significa un hijo. Una frase hecha pero que es más que cierta. Cuando esa cosa pequeñita llega a tu vida, todo cambia. Es cierto que el ser padre tiene cosas buenas y alguna cosa menos buena, pero al ver esa carita, ya te das cuenta de que todo ha merecido la pena. Y si como en mi caso, es un niño que tardó en venir, pues miel sobre hijuelas. Porque el pequeño Marcos tardó lo suyo en llegar. Mi pareja, Mónica, y  yo decidimos que sobre los 35 años era el momento de ser padres. Las estadísticas dicen que en el caso de la madre ya es una edad complicada para ser madre, pero por circunstancias de la vida no pudimos hasta esa edad.
Sigue leyendo
Me disponía a escribir un relato para subir a mi blog, y como soy un pureta de la tradición, cogí mi pluma estilográfica Pelikan M200 y me dispuse a escribir. Entonces ocurrió uno de los mayores males que le puede pasar a toda pluma estilográfica, el plumín “se enganchó”. Para aquel que no sepa de que estoy hablando, es normal. Las plumas estilográficas son uno de los métodos tradicionales modernos que más pasado de moda está, pero que trae tras de sí a una gran cantidad de seguidores y marcas. Para aquel que no conozca bien el sector de la estilográfica, hay que decir que a pesar de ser un sector pequeño, tiene bastante importancia.
Sigue leyendo
No hay ciudad que genere tanto misterio y tanto gen narrativo como la ciudad de Barcelona. En efecto, la Ciudad Condal es una de las que más pasión generan no sólo entre los turistas nacionales, sino también entre todos aquellos turistas que provienen desde más allá de nuestras fronteras. En concreto, Barcelona ocupa la segunda posición a este respecto en España, solamente superada por Madrid en función de lo que dice una clasificación publicada por el diario Libertad Digital al principio del pasado verano.
Sigue leyendo