Cientos de veces había escuchado eso de “cuando seas padre” sabrás lo que significa un hijo. Una frase hecha pero que es más que cierta. Cuando esa cosa pequeñita llega a tu vida, todo cambia. Es cierto que el ser padre tiene cosas buenas y alguna cosa menos buena, pero al ver esa carita, ya te das cuenta de que todo ha merecido la pena. Y si como en mi caso, es un niño que tardó en venir, pues miel sobre hijuelas. Porque el pequeño Marcos tardó lo suyo en llegar. Mi pareja, Mónica, y  yo decidimos que sobre los 35 años era el momento de ser padres. Las estadísticas dicen que en el caso de la madre ya es una edad complicada para ser madre, pero por circunstancias de la vida no pudimos hasta esa edad.
Sigue leyendo
Me disponía a escribir un relato para subir a mi blog, y como soy un pureta de la tradición, cogí mi pluma estilográfica Pelikan M200 y me dispuse a escribir. Entonces ocurrió uno de los mayores males que le puede pasar a toda pluma estilográfica, el plumín “se enganchó”. Para aquel que no sepa de que estoy hablando, es normal. Las plumas estilográficas son uno de los métodos tradicionales modernos que más pasado de moda está, pero que trae tras de sí a una gran cantidad de seguidores y marcas. Para aquel que no conozca bien el sector de la estilográfica, hay que decir que a pesar de ser un sector pequeño, tiene bastante importancia.
Sigue leyendo
No hay ciudad que genere tanto misterio y tanto gen narrativo como la ciudad de Barcelona. En efecto, la Ciudad Condal es una de las que más pasión generan no sólo entre los turistas nacionales, sino también entre todos aquellos turistas que provienen desde más allá de nuestras fronteras. En concreto, Barcelona ocupa la segunda posición a este respecto en España, solamente superada por Madrid en función de lo que dice una clasificación publicada por el diario Libertad Digital al principio del pasado verano.
Sigue leyendo
Siempre juntos. SJ. Así siempre terminábamos todas nuestras conversaciones mi pareja y yo. Era algo que nos servía para reafirmarnos en nuestra relación. Más de 20 años de pareja. Casi media vida. Nos conocimos a los 18 años. Ella había estado una noche de fiesta con uno de mis amigos, pero entre ellos no surgió la chispa. “Si no quieres tú, voy a intentarlo yo”, le dije. Antonio me miró y se río. La verdad es que nunca había tenido suerte en eso de ligar, él sí, y Vanesa era una chica cañón. Sin embargo, ese día quizás se cruzaron los astros, y ella decidió darme una oportunidad.
Sigue leyendo
Tras fallar cuatro veces en el intento de quedarte embarazada mediante inseminación artificial tu mundo se viene un poco abajo. Supuestamente no tienes problemas para quedarte embarazada y supuestamente todo lo tienes a tu favor pero la realidad es que ya van cuatro intentos y aunque los médicos quieren intentarlo una vez más tú ya prefieres pasar directamente a la fecundación in vitro porque no sabes si serás capaz de aguantar en pie una nueva estocada. Y entonces empiezas a pensar que, tal vez, la FIV tampoco funcione. ¿y si me hago una FIV de donante?
Sigue leyendo
¿Qué haríais vosotros si os tocara la lotería? Pero un pellizco pequeño, no, yo hablo de uno gordo. Sé que es prácticamente imposible pues las posibilidades de que algo así ocurra deben ser de una entre un millón, pero yo no he podido evitar imaginarme la situación y cada vez que lo pienso se me pone el vello de punta. Probablemente habría comprado un número de la lotería nacional en Lotería Dulcinea de Oro, porque las pocas veces que juego lo hago con ellos, y por la noche vería el número agraciado. “¡DIOS!” exclamaría al comprobar que es el mío, me pondría a llorar y empezaría la aventura.
Sigue leyendo
¿Quién dijo que para tener una boda de ensueño hace falta invitar a 500 personas, tener un prado verde lleno de flores para el cocktail y las fotos, y luego un banquete por todo lo alto con un chef que te haga menús gourmet con nombres tan variopintos como “entrecot a las hierbas con extracto de cebolla caramelizada y aroma de queso roquefort”, que al final viene a ser lo mismo que decir que el plato principal es un entrecot al roquefort con cebolla caramelizada. De hecho, sólo por poner ese nombre tan divino y media ración en el plato en lugar de una completa ya te cobran el doble de lo normal… pero queda tan bonito…
Sigue leyendo
A ojos de todos los demás mi vida era más que perfecta, casada con mi novio de toda la vida, pensando en tener hijos, un buen trabajo y un gran círculo de buenos amigos. Sin embargo, y aunque la mía pareciera a simple vista la vida perfecta, otra cosa es como era en realidad. Muchas veces me planteaba si era momento de soltar, de hacer un cambio radical. Al final, dejé mi trabajo como contable y con los ahorros que tenía me puse a estudiar Nutrición, una carrera que siempre me había gustado. Empecé a viajar y a hacer todas las cosas que realmente me apetecían. Pasarían un par de años hasta que conocí al que hoy es mi pareja. Terminé montando una consultoría de nutrición, alquilé una oficina en Cacplus y empecé a ofrecer sesiones privadas como Coach de Nutrición.
Sigue leyendo
Ahora que llega el otoño y encaramos el final de año, empezamos a sentir el frío, y eso nos hace recordar con añoranza los momentos pasados bajo el calor del verano. La verdad es que para mi este verano ha sido muy bonito, ya que conseguí hacer realidad uno de mis sueños de la infancia. Cuando era pequeño, mi mejor amigo Raúl se iba un mes de vacaciones con sus padres en caravana. Y cuando volvía a casa después de estar un mes fuera, siempre me contaba lo divertido que era viajar en caravana. Al principio es algo que no se puede entender, ya que por regla general son espacios pequeños que no permiten moverse con facilidad. Pero la realidad es diferente, ya que permiten una libertad muy grande perdiendo sólo un poco de comodidad.
Sigue leyendo
¿Conocéis ese momento en el que tu cuerpo y tu mente se ponen de acuerdo para decir “basta”? No sabría cómo catalogarlo pero no se lo deseo a nadie, es como si un interruptor que da fuerza al mecanismo de tu organismo tuviera una subida de energía y se quemara. En ese punto ya no hay vuelta atrás, da igual las veces que intentes encenderlo de nuevo porque hasta que no venga un técnico que lo arregle no volverá a funcionar y el problema es que ese técnico no eres más que tú mismo, y no tienes ni idea de por dónde empezar.
Sigue leyendo