Hoy os voy a narrar una historia real que ocurrió hace años en mi familia. Lo importante en este caso es dar a conocer y poder hacer ver a todos los que estéis leyendo estas líneas cómo la falta de responsabilidad de una persona adulta puede llegar a afectar de una forma bastante negativa en la percepción que un niño tiene de su realidad, o incluso dañar sus emociones y su pequeño mundo hasta el punto de tener que acudir junto con sus padres con el fin de buscar asesoramiento a la consulta de un profesional de la psicología. En nuestro caso, el de mi familia, afincados en la ciudad del Pilar, debimos acudir al gabinete Psicólogo Zaragoza para darle una solución. Aquí un especialista con despacho en Zaragoza realizó una evaluación diagnóstica del caso y le dio tratamiento bastante eficaz con terapia. De hecho, acudimos a él por su buen saber hacer y porque nos habían hablado de sus buenos resultados en cuanto a casos de drogodependencia, adicciones, psicoterapia individual y de pareja, e incluso de problemas con las habilidades sociales.
Sigue leyendo
Los sueños a veces pueden realizarse, en esto he estado pensando este verano cuando tomaba el sol tranquilamente en mi nuevo chalet en la sierra madrileña. Lo de “nuevo” es entre comillas, puesto que lo que hice es someterle a una reforma tan profunda, que como dicen muchos vecinos lo que hice se pude decir que fue ponerlo todo patas arriba y reformar el interior y el exterior. En un principio lo que hice fue comprar un chalet que tenía ya unos años, concretamente de 1.972 y que, para ser sinceros, no había aguantado demasiado bien el paso del tiempo. Entre las razones que más me convencieron de la totalidad de la reforma fue un tejado que estaba en bastante mal estado. Yo creo que del pueblo el mío y dos o tres más eran los únicos que no estaban realizados en pizarra, algo fundamental en esta zona, no solo a nivel estético, sino porque también conserva mejor la temperatura.
Sigue leyendo
¿Existe el amor eterno? Muchas son las canciones que lo dicen, incluso poemas. Pero a la hora de la verdad es muy complicado. Yo puedo decir que en mi caso, si no es cierto, es casi eterno. Mónica y yo nos conocimos en la guardería. Sí, como suena. Éramos vecinos y nuestros padres nos llevaron a la misma. Después de ir a la guardería, llegó el colegio y en 5 de EGB llegó el primer beso. Nos deseamos amor eterno y 30 años después seguimos juntos.
Sigue leyendo
Las redes sociales están difundiendo una cultura sana, que más allá de ser una moda y un elemento de marketing, es beneficioso para las generaciones más jóvenes crecer con referencias dirigidas a vivir de una manera activa. De hecho, muchas personas se han hecho famosas subiendo a las redes sociales imágenes mostrando su vida sana. Pero como ya había adelantado anteriormente, las redes sociales se utilizan en gran medida como una herramienta más de marketing. Y esto se traduce en una gran atracción de las empresas deportivas, que patrocinan de forma oculta a personas con muchos seguidores para publicitar su marca.
Sigue leyendo
Las pequeñas ferias de moda suponen la oportunidad perfecta para dar a conocer a una tienda de ropa y complementos. Si una empresa de verdad vale para un negocio como éste, ese es el principal escenario en el que darse a conocer. A día de hoy, son cientos esos negocios dedicados a la moda los que compiten por estar a la vanguardia en el sector. ¿Cuál es la clave para triunfar en un negocio tan exigente? Está claro que no hay una fórmula mágica.
Sigue leyendo
El 20 de noviembre de 1907 se presentó en el Teatro Real de Madrid la ópera Madama Butterfly, de Giacomo Puccini. Así que ahora, cuando se cumplen ciento diez años de la representación, es un momento estupendo para llevar a los niños a la ópera, en el Teatro Real, donde la han vuelto a programar, y también a la exposición que gira en torno a esta obra en el Thyssen de Madrid. Y es que hace unos días se criticaban los finos gustos culturales de la infanta Leonor, y desde mi punto de vista no hay por qué hacerlo, los pequeños pueden disfrutar del arte y deben hacerlo desde niños para aprender a valorarlo. Y esto es algo que trato yo siempre de hacer con mis hijos. Y no hace falta gastarse mucho dinero.
Sigue leyendo
La vida se divide en una serie de etapas de las que nadie podemos escapar. La primera, la infancia, es la del ocio. La segunda, la de la adolescencia, es la que permite sentar las bases de nuestro futuro. Convertidos en adultos, llegamos a una etapa marcada por el estrés, las preocupaciones y también a una etapa cargada de emocionantes momentos como una boda o el tener descendencia. Finalmente, la vejez es una etapa que se contrapone a la anterior puesto que aquí lo importante es descansar, dejar de lado todos los problemas y centrarse en vivir.
Sigue leyendo
No es nada nuevo que en el mundo empresarial el foco de atención está puesto en las start up, esas empresas que se crean con la intención de crear un producto o servicio diferente a los demás, y que son el centro de inversiones multimillonarias. En Estados Unidos abundan los empresarios que centran sus inversiones en este tipo de empresas. En España llevamos funcionando con start up desde tiempos inmemoriales, ya que lo más cercano que tenemos son las pymes, y de esas tenemos unas pocas.
Sigue leyendo
Hoy os cuento la historia de como aprendí a ser feliz ayudando a la gente. A raíz de un largo viaje después de terminar la carrera, conocí a Karol, una chica alemana que había terminado la carrera de traducción e interpretación. Esta chica iba a irse a un voluntariado para ayudar como traductora con otros especialistas. Años después unos amigos que dirigen una empresa de traducciones me comentaron  que ellos también hicieron este tipo de voluntariado. En este artículo os cuento, además, los beneficios para la felicidad que conlleva ayudar a otros.
Sigue leyendo
Quien no tiene pueblo no sabe lo que se pierde. Quien tiene pueblo, tiene un tesoro. Cada vez estoy más convencido de ello. Tengo 35 años, casi 36, y  cada vez que pienso en mis veranos en mi pueblo, Matapozuelos, me siento un privilegiado. Siempre recuerdo que cuando era un niño íbamos con mis padres a casa de mis abuelos. Semana Santa, Navidad y sobre todo verano, son las fechas que tenía marcadas en mi agenda para viajar al pueblo.
Sigue leyendo