Historias del Barrio Gótico de Barcelona

1 abril, 2017
Historias del Barrio Gótico de Barcelona

Mi interés por el Born viene, en parte, por un proyecto que he tenido que hacer para la Universidad sobre los judíos.

Estoy estudiando Religiones Comparadas y la Cábala siempre me ha fascinado, lo curioso es que nunca me había parado a conocer más en profundidad la historia de algunas de las ciudades que conozco desde siempre.

Al hacerlo, me he ido dando cuenta de la enorme tradición judía que se esconde en nuestra historia.

Sin ir más lejos, el barrio gótico está plagado de leyendas y mitos al respecto, y es que sus callejuelas del Call, antiguo barrio judío durante la época medieval, conservan su estructura de pasajes estrechos y caóticos.

Entre estas callejuelas llegamos a la Sinagoga Mayor, que dicen que es la más antigua de Europa. En el lado derecho del dintel de la puerta podemos observar el agujero, Mezuzá que identifica una casa judía, y que recuerda que se tienen que tener presentes las plegarias al entrar o salir de las viviendas.

En este barrio vivieron los judíos en la Edad Media durante muchos años. Protagonistas de muchas injusticias, en Barcelona también fueron víctimas de expulsiones y asesinatos.

Historias de una cultura que guarda apasionantes misterios. Decidí tomarme unos días libres e ir a visitar Barcelona para pasearme por esas mismas calles llenas de tradición e historia.

Me alojé en Boriabcn, un hotel de lujo que muestra todo el carácter del barrio en el que se ubica, el Born. En pleno distrito de este antiguo barrio medieval de mercaderes y artesanos sabía que era el lugar perfecto en el que alojarme.

Los misterios de la Cábala

Me llevé algunos textos de la “Cábala” para leerme sentada en una de las plazas de ese barrio lleno de historia. “Cábala” es una palabra de origen hebreo y literalmente significa “recibir” y alude al sentido de placer que da conocer y el grado máximo de deleite que supone el saber.

Se trata de un sistema cerrado que pretende entender lo absoluto a partir de la Torá, libro judío de enseñanzas y de la Ley que corresponde a los 5 primeros libros de la Biblia Cristiana.

Tiene una parte de carácter esotérico y misterioso porque, para desentrañar sus enseñanzas reales, en esta disciplina juega un papel primordial el sentido oculto asociado a ciertos términos, así como el de las letras que los componen, tomadas como símbolos o como números.

De ahí, los números cabalísticos o su apasionante ciencia de los números. Así, la gematría consiste, precisamente, en considerar el valor numérico de la palabra del texto, cuyo sentido se indaga, y que será otra palabra extraña cuyas letras suman el mismo valor numérico.

De entre todos los números, siempre me ha fascinado el 7 y entenderlo a través de la Cábala me ha parecido muy interesante. El 7 se considera un número perfecto que simboliza la relación con lo divino y lo humano, cuyo resultado es la creación, llevada a cabo en 7 días.

Casi todas las culturas lo consideran un número mágico. En el alfabeto hebreo, de hecho, la séptima letra, llamada Zain, representa los valores espirituales, que son la finalidad del mundo.

No sé si sería por pensar en el 7 pero fue así como terminé tomándome un café en un bar del barrio Born que era, precisamente el número 7 de la calle. Fue allí donde “por casualidad” me encontré con un viejo amigo de la infancia al que le había perdido la pista hace años.

El mismo amigo con el que ese primer café se convirtió en otro más, también interesado en el tema de la historia del barrio improvisamos juntos el resto de la tarde por el Born.

Ese viejo amigo de infancia que encontré en el número 7 de un bar cualquiera en el Born y que es ahora mi marido.