Aunque muchos empresarios y ciudadanos no lo sepan, los abogados no trabajan según las reglas de las obligaciones basadas en objetivos, sino en aquellas que son de medios. Esto quiere decir que los abogados no adquieren responsabilidad por el mero hecho de perder un juicio, ya que su labor es la de poner los medios necesarios para procurar la mejor defensa al cliente. Pero eso si, todo abogado quiere ganar, ya que para el abogado ganar o perder puede suponer cosas diferentes.
Sigue leyendo