Mi experiencia con goteras en casa

9 marzo, 2022
Mi experiencia con goteras en casa

Las goteras son un problema bastante común que se puede sufrir en cualquier hogar. Por eso, yo os voy a contar mi experiencia con goteras en casa con el objetivo de que os sirva de ayuda si os encontráis en la misma situación.

Aparecen las goteras

La verdad, que en mi caso no fueron apareciendo las goteras poco a poco. Si no que una noche que hubo una lluvia torrencial comenzaron a salir. Esa misma noche me di cuenta de que había dos goteras. Una junto a la columna del salón y otra en el pasillo de mi casa. Lo único que hice fue poner unas cuantas toallas en el suelo porque poco más se podía hacer.

Día tras la tormenta

Al día siguiente tras la tormenta comprobé mejor el estado del techo, ya que durante la noche no lo pude hacer bien. De esta manera, vi que no sólo había las dos goteras que había visto en un primer momento. Había una tercera en otra zona del salón que aunque no había filtrado mucha agua era importante tenerla en cuenta. Y además de las goteras pude apreciar alguna que otra humedad en el techo.

Llamar al seguro del hogar

Tras comprobar la situación de mi vivienda por la lluvia llamé a mi seguro del hogar. Me comentaron que iban a llamar a aun perito para valorar la situación pero creía que iba a tardar un tiempo porque se habían registrado muchas incidencias.

Lo peor fue que desde el transcurso de la llamada al seguro hasta que llegó el perito la situación se complicó. En este tiempo llovió un par de veces más por lo que la situación de las goteras empeoró bastante. Así, al principio bastaba con poner una toalla, pero ahora había que poner cubos para que no se creara un charco enorme. Y no sólo crecieron en tamaño, también en cantidad. Al comienzo eran tres, pero aparecieron al final unas  goteras por todo el hogar.

Colocación de parches

Cuando llegó el perito y valoró la situación determinó oportuno colocar en primera instancia unos parches a las goteras. Es decir, una solución temporal para intentar evitar el impacto de las goteras en el interior de la vivienda. Pero que la solución final sería mejorar la impermeabilización del tejado.

La verdad que los obreros que se encargaron de colocar los parches vinieron bastante rápido. Y fue una solución que evitó grandes problemas durante un tiempo. Sin embargo, los profesionales que se iban a encargar de la impermeabilización tardaban mucho tiempo en llegar. Pero esto se debía a problemas con el seguro. Tanto que las goteras volvieron antes de que comenzasen los trabajos en el tejado.

Entonces mis llamadas al seguro se volvieron bastante insistentes hasta que me dieron fecha de las obras. Supuestamente habían tenido problemas con la empresa que habían designado para realización de los trabajos en mi casa, pero que finalmente habían cambiado a otra.

Rehabilitación del tejado

Finalmente cuando la empresa que se iba a encargar de solucionar los problemas de impermeabilización de la cubierta de mi vivienda llegó nos explicó cómo iba a ser el proceso, ya que era más complejo de lo que nos habían comentado desde la aseguradora. Porque para solucionar todos los problemas teníamos que realizar una rehabilitación del tejado.

“Una rehabilitación del tejado es un trabajo bastante complejo que puede variar en función del tipo de estructura. Pero siempre el primer paso es comprobar la estructura y el soporte. Si se encuentran en malas condiciones lo mejor es sustituir todo, mientras que si está bien pero con algunos fallos saneamos los elementos. El siguiente paso es la colocar el aislamiento térmico,  después se procede a instalar la impermeabilización y por último se coloca el acabado, es decir, la teja”, explican desde Cubiertas Estévez, empresa especialista en cubiertas y tejados de Madrid.

En mi caso el proceso fue como el que explican estos profesionales. Lo único que la estructura de mi tejado era de madera y según indicaron los expertos se encontraba en buenas condiciones y lo único que estaba dañado era el soporte. Un elemento que sustituyeron por un panel sándwich. Y después procedieron a mejorar el aislamiento, la impermeabilización y la teja.

En definitiva, esta fue mi experiencia con goteras en casa. La verdad que me hubiese gustado que fuese un proceso más rápido. Pero no puedo quejar por los profesionales que se encargaron de solucionar mi problema porque tras casi dos años de la obra no he vuelto a tener ningún caso de gotera.