Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Una mala salud dental es una fuente inagotable de problemas

Cuando una persona no cuida de su salud, se expone a una buena variedad de riesgos. Y ocurre exactamente esto en todos los ámbitos de la salud que nos podamos imaginar. Aunque es cierto que los problemas en el aparato circulatorio pueden llegar a ser más graves que los ligados a la salud dental, las dos cuestiones nos van a proporcionar problemas en caso de que las descuidemos y no las tratemos como se merecen. Y es que todos y cada uno de nosotros y nosotras tiene que hacer y lo indispensable por cuidar de cada parte de su cuerpo. Si descuidamos cualquier detalle, por mínimo que sea, podemos estar alterando de una manera negativa nuestro bienestar.

Precisamente es eso lo que ha venido ocurriendo con buena parte de las personas de nuestro país desde hace demasiado tiempo. Nunca hemos tenido problema en acudir a un médico cuando hemos tenido un dolor, no cuando hemos tenido la sospecha de que nuestro cuerpo nos encontraba al 100% por algún virus o gripe, pero sí que hemos encontrado más reticencias para acudir al dentista a pesar de que éramos perfectamente conscientes de que nuestra salud dental no era todo lo correcta que debería. Este ha sido un error del que prácticamente todo el mundo se ha terminado arrepintiendo y que ha condicionado nuestra rutina, la ha hecho mucho menos llevadera que de costumbre.

Los motivos que han conducido a que mucha gente haya optado por no acudir al dentista son muchos. A continuación, hablamos solo de algunos de ellos:

  • Tenemos la sensación de que el primero de ellos es la vergüenza. El hecho de conocer perfectamente que el estado de nuestra boca no es el mejor y que va a haber un especialista que lo va a corroborar nos asusta.
  • El segundo tiene que ver con el miedo que nos producen las herramientas con las que trabaja un dentista, herramientas que están perfectamente catalogadas, que están fabricadas con la más moderna y mejor tecnología y que está sobradamente demostrado que son eficaces para tratar cada uno de los problemas que puedan surgir en una boca humana.
  • Otro de los que mencionaremos está íntimamente relacionado con el aspecto económico. Son muchas las personas que, a la hora de acudir al dentista, lo hacen con el miedo de que se les muestre el presupuesto ligado a las necesidades de su boca. Ni que decir tiene que existe la posibilidad de que no haya que invertir ese dinero en el dentista y hacerlo en mucha menor medida en los elementos que son necesarios para cuidar de su salud dental día a día.

En los párrafos siguientes, queremos hacer una reflexión orientada a mostrar las consecuencias que tiene un mal cuidado de nuestra salud dental. Para ello, primero hemos hecho referencia a una noticia que vio la luz en la página web Tu Canal de Salud en la que se indica que una de las ramas de la salud que se ve más afectada por un mal estado de nuestros dientes es la cardiovascular. Luego también existen problemas para determinados grupos concretos, como lo son las mujeres embarazadas (donde existe el riesgo de que exista un parto pretérmino o un bajo peso del recién nacido) o los niños (que pueden tener gingivoestomatitis hermética). No existen motivos para que nadie, como veis, deje de lado la salud de su boca y la de sus dientes.

El portal web Mejor con Salud, del diario AS, hizo en una de sus publicaciones una clasificación de las consecuencias que van ligadas directamente a un mal cuidado de nuestros dientes. Son las que siguen:

  • Aparición de la caries, que va a ir pudriendo todos y cada uno de nuestros dientes y muelas y que aparece por cuestiones tan diversas como una falta de higiene o una mala alimentación, entre otras.
  • Es posible que también padezcamos una enfermedad periodontal, que es la que infecta los tejidos para que los dientes se mantengan en su lugar.
  • La halitosis es uno de los grandes peligros porque va a afectar tanto a nuestra salud bucal como a la imagen que se desprende de nosotros. ¿Qué pensarías de alguien a quien le huele el aliento? ¿Te gustaría acercarte a esa persona y entablar una conversación con ella?
  • Ojo a esto: una mala higiene dental provocará una endocarditis, que no es otra cosa que un revestimiento interno del corazón.
  • Con una mala higiene dental, es posible que decrezca nuestra salud cardiovascular, algo que es más posible entre aquellas personas que sufren gingivitis.
  • Lo decíamos más arriba: también aumentan las posibilidades de sufrir un parto prematuro en caso de que no tengamos en cuenta lo que venimos diciendo en este artículo y las recomendaciones de los expertos en materia de salud dental.
  • La diabetes, la osteoporosis y el Alzheimer son problemas que pueden producirse por culpa, en parte, del mal estado de nuestra boca.

Quien ha sufrido problemas dentales sabe perfectamente lo mal que se puede llegar a pasar especialmente si se deja correr el tiempo sin acudir a un dentista. Los problemas no solo tendrán lugar en nuestra boca, sino que podrían llegar a cualquier zona de nuestro cuerpo. Eso es exactamente lo que le ocurre a la mayoría de los pacientes de acuerdo a la experiencia vivida por los profesionales de Siero Dental, una clínica dental situada en Pola de Siero. Cuidar de la boca es hacerlo de nosotros y nosotras mismas y supone una actividad que merece ser calificada como ineludible para cualquier tipo de persona, con independencia de su sexo o su edad.

Especial cuidado con los niños y los ancianos, por favor 

Necesitamos estar al tanto de los problemas que puedan tener los niños y las personas ancianas en relación con la salud de su boca. Se trata de los grupos de población que son más vulnerables y que tienden a depender mucho más de las personas de mediana edad. Por tanto, si tenemos menores a nuestro cargo o personas mayores dentro de casa, tenemos que hacer todo lo posible para que cuiden de su boca y adquieran los hábitos que son necesarios para ello, huyendo de cualquier tipo de técnica o vicio que les impida alcanzar un estado de salud óptimo para su boca.

  • En el caso de los niños, es importante hacerles ver que el cepillo es su amigo, que el dentista no es un ogro y que se deben adquirir unos hábitos en relación al cuidado de sus dientes para evitar que haya problemas futuros con la robustez de sus piezas dentales. También es importante que se controle su alimentación porque, como sabéis, es el grupo de población que más tiende a abusar de los productos azucarados.
  • En el caso de las personas mayores, es posible que ellas ya sepan que es necesario cuidar de los dientes. El problema es que pueden olvidarse de hacerlo en momentos dados, algo que pondría en riesgo su boca si fuera demasiado repetitivo.

Infravalorar todo lo que tiene que ver con la salud dental es siempre el primer error que conduce hacia una boca en la que la higiene no es la principal protagonista. Y debemos evitar cometerlo porque cuando las consecuencias son irreversibles es cuando empezamos a arrepentirnos de nuestros actos. Este ha sido el caso de muchas personas en España que han tenido que acudir casi de urgencia a una consulta dental cuando hubiese sido mejor haber tenido el hábito de ir a la consulta una vez al año para prevenir la aparición de problemas o simplemente haberlos podido corregir cuando todavía no eran demasiado peligrosos.

España no ha destacado tradicionalmente por el cuidado de sus dientes, pero es el momento de que empiecen a cambiar algunas cosas en el interior de nuestras fronteras. La verdad es que tenemos mimbres para ser una referencia en Europa en este sentido, sobre todo porque somos los que más profesionales tenemos y los que más gente tiene en formación en este sentido. Esta no es una información sin más: es la que muestra que hay maneras de hacer mucho mejor las cosas en relación a nuestra salud dental sin que existan excusas para optar por lo contrario. Bastantes hemos dado ya para no hacer lo que nos tocaba en este sentido.

Olvidarnos de nuestros dientes es hacerlo de nosotros mismos, que no os quepa duda alguna. Por eso, tenemos que coger el toro por los cuernos, hacer autocrítica en relación a las cosas en las que hemos fallado y poner las soluciones que resultan idóneas para que nuestra boca disponga de una higiene que no solo nos asegure vivir con la tranquilidad de que no van a aparecer problemas y dolores, sino que también nos haga presumir de nosotros y nosotras mismas, que es algo que debemos valorar y que no podemos olvidar. Estamos convencidos de que estas palabras harán reflexionar a muchas de las personas que estáis leyéndolas y que, en general, va a seguir creciendo la conciencia que existe en relación a este tema en nuestro país.

Comparte tu amor
Facebook
Twitter

Noticias relacionadas

¿Te gusta la ropa medieval?

Existen determinadas tiendas, tanto a nivel online como a nivel físico, que se especializan en la venta de prendas de tipo medieval. Sí, se sabe

Scroll al inicio

¡Informate con nosotros!

Actualizaciones de última hora: Manténgase informado con nuestro boletín