Hay cosas que cuestan muy poco en esta vida. Sonreír es una de ellas. Me encantan las frases relacionadas con ello. Aquí tengo dos ejemplos. Usa tu sonrisa para cambiar el mundo; no dejes que el mundo cambie tu sonrisa. Nunca te arrepientas de algo que una vez te hizo sonreír. Creo que ambas resumen lo que es mi sentimiento por la vida. Mi actitud. Y cuando has pasado por algo malo, es cuando de verdad comienzas a valorarlo. En mi caso, un par de sucesos familiares me hicieron caer en una profunda depresión. Pasé la peor época de mi vida. Un nudo se apoderó de mi garganta, era imposible comer, no podía ni tragar, y era por algo tan simple como que una desgracia personal me estaba ahogando.
Sigue leyendo
Todos hemos sido jóvenes, una etapa de nuestras vidas en la que vivimos constantes cambios y en los que, en ocasiones, nos ocurren cosas que ni entendemos por qué pasan ni siquiera donde nos ocurren. Esto es algo que se da sobre todo en las edades más tempranas, una época en la que aprendemos cada día cientos de cosas, desde hablar hasta caminar y es por ello por lo que, en muchas ocasiones, cuando algo nos duele o nos afecta, no sabemos explicar ni que es, ni donde se sitúa. Cuando somos bebés es cuando se da más esta circunstancia y es que a medida que pasa el tiempo, aunque solo sea señalando, si que sabemos hacernos entender.
Sigue leyendo