Cuando Fernanda llegó a Valencia, poco sabía lo mucho que cambiaría. Nada más poner un pie en la ciudad, empezó a buscar trabajo, y como suele ocurrir, encontró un empleo de camarera en un restaurante muy elegante. Apenas tenía tiempo de nada y eso la apenaba un montón, porque desde su llegada aún no había podido visitar la ciudad en condiciones, darse un capricho, visitar la ciudad de las artes y las ciencias, así como otros lugares de interés o de disfrutar de un buen helado de turrón. H-e-l-a-d-o, se decía así mima, como si del mismísimo Homer Simpson se tratara, ya que incluso babeaba y ponía idéntica cara de pánfila que el entrañable personaje de animación.

Sigue leyendo

Mi Contador es un punto de encuentro de todos aquellos narradores que tienen cosas que contar. Hay personas que necesitan contar sus vivencias, otras que sólo quieren desahogarse y hay personas que inventan historias que no han ocurrido nunca ni ocurrirán jamás.

Sigue leyendo